La colina de los honguitos

fandomrandom2

miércoles, febrero 18, 2009

Mi ninja interior sube de nivel.

Esta mañana iba a trabajar como siempre y me he cruzado con un perro al que veo a menudo, es grande como un pastor alemán pero no tiene el pelo tan largo y es totalmente blanco, muy bonito. Normalmente lo miro de pasada, él me ignora y hasta otro día.

Hoy ha sido distinto, yo iba como siempre (con sueño y escuchando la radio) y el perro estaba a 4 pasos delante mío, me ha mirado, se ha sobresaltado (ha pegado un respingo y todo) y se me ha acercado soltando 4 ladridos y luego se me ha pegado buscando mimos.

Esto ya me pasaba con seres humanos (menos la parte de pegárseme buscando mimos, esto es nuevo): puedo estar hablando con alguien por la calle, cambiar de lado porque venga más gente por la acera o haya alguna tubería y que mi interlocutor no se dé cuenta y cuando se vaya a girar para decirme algo se encuentre que le habla al aire; o, como me pasa en la oficina, acercarme normalmente a una persona, se sobresalte al verme (lo cual mosquea, que una no tiene tan mal aspecto, joer ¬¬) y diga que no me ha visto ni oido acercarme.

Pos eso, mi ninja interior está desatada.

Etiquetas:

3 Comentarios:

At 9:37 a. m., Anonymous Nim dijo...

Yo siempre lo he asimilado mas al parpadeo del gato Cheshire... Urui?, Urui, donde estas?

 
At 11:44 a. m., Blogger Rhiannon dijo...

Si, si... es horrible los sobresaltos que le pegas a una a veces...

Lo del perro igual se te ha pegado de mi, que si tu eres ninja yo soy druida... ¡Atacad, mis cactus mutantes! ¡Bwahahahahaaa!

 
At 5:55 p. m., Blogger Deka Black dijo...

Tranquila Urui,. A mi hermano pequeño le pasa lo mismo. A veces creo qu fue ninja en una vida anterior, porque si no no me explico que sea tan imperceptible. Ojala me pasara a veces a mi tambien!

 

Publicar un comentario

<< Home